Corriendo las fronteras del centralismo

Mas y mejor democracia, ha sido la bandera de lucha que con más fuerza levantó el pueblo de Chile desde octubre del 2019. Muchos y duros han sido los costos, y los avances no han sido lo suficientemente expeditos. Chile no puede esperar más, por lo tanto, es necesario acelerar el proceso de fortalecimiento democrático territorial como herramienta gubernamental para trabajar en conjunto con la ciudadanía de nuestras regiones, y esto, no es posible si no situamos a los Gobiernos Regionales al lugar que les corresponde como la institución democrática más importante en la diversidad territorial de Chile. Desde la región Tarapacá, hemos incorporado una lista de acciones esenciales para comenzar a acelerar este proceso: Recuperación de Empresas Públicas: Deben ser abordadas desde una perspectiva de vinculación con la región, con una gobernanza local, con directorio compuesto en su totalidad por personas e instituciones regionales. Asuntos Internacionales con perspectiva regional: Integración con los países hermanos y limítrofes para desarrollar la Plataforma de Conexión Comercial de Sudamérica con el resto del mundo. Regular el abusivo consumo de agua: Encaminarnos hacia un modelo sostenible y sustentable de cuidado con el medio ambiente. Traspaso de competencias total, real y efectivo en materia de vivienda, transporte, migración y seguridad: Con esto, las acciones y respuestas podrían llegar a la ciudadanía de forma más expedita que la burocracia del Gobierno Central.