Confiemos en el potencial de las regiones 

Estamos viviendo una nueva época y a los nuevos tiempos y sus cambios no se les conduce con temor, sino con esperanza e innovación. Cambios que son parte de un proceso hacia un Chile inclusivo, paritario, justo, descentralizado y sustentable, lo que se traducirá a una mejor calidad de vida para las familias de todo el país, con oportunidades que nazcan desde los territorios y sus virtudes productivas. En este desafío, resulta vital confiar en las capacidades y en el potencial que tienen cada región, así como en esa fuerza endógena que destaca de norte a sur y permite contar con factores que entregan el protagonismo a las regiones  y, ¿por qué no?, pensar que estos mismos factores puedan sentar las bases para futuras nuevas definiciones territoriales. En este primer Encuentro Nacional de Gobiernos Regionales, entregamos al país la primera muestra de lo que podríamos lograr gracias a un trabajo en sintonía y con la firme convicción de que debemos ser ejemplo de desarrollo y transparencia. Deben ser 16 ejemplos, puesto que cada región, es en sí misma, es un poderoso núcleo de talentos y objetivos para el bien común.    Vamos a girar en 180 grados. Hoy miramos a Santiago como punto de referencia, más temprano que tarde Santiago mirará a las regiones para hacer mejor las cosas. Depende de todos los actores sociales y productivos, que eso sea parte de esta nueva historia.